¿Por qué los Outlets son más baratos?

La industria de la moda se sustenta en varios pilares. Uno de ellos es la psique del consumidor y el deseo generalizado de sentirse especial.

Cuando pagas por una prenda de temporada, algo más de un tercio del precio corresponde al momento en que la adquieres. Si deseas ser el primero del barrio en llevar el último modelo de loquesea, recién sacado por la firma Pamplinas, casi la mitad de lo que pagues no irá destinado al costo de diseño, fabricación y distribución del producto, si no al privilegio de llevar algo que muy poca otra gente llevará en ese momento.

Las grandes y medianas firmas, que hacen entre dos y seis colecciones distintas cada año, compensan costes vendiendo lo que no tuvo éxito en temporada, a bajo precio cuando ese privilegio de ser el primero en tenerlo desaparece. Si una prenda tiene más de un 75% de descuento es porque en la mayoría de casos fue fabricada en algún país con mano de obra muy barata (aunque en alguna etiqueta leas “made in Italy” por ejemplo, lo único fabricado en Italia es esa misma etiqueta, el 90% restante pudo ser confeccionado en Bangladesh). Cuando los descuentos no superan el 50% suele ser indicador de mayor inversión en su creación.

Algunas firmas del nivel más alto destruyen su excedente de cada temporada. Era un secreto a voces hasta que el año pasado una de las firmas británicas más conocidas, reconoció que quemaba varios cientos de kilos de ropa al año para evitar que terminasen en outlets.

Cuando cambie la mentalidad de los compradores, esa industria caerá al faltarle uno de sus pilares más importantes. Es cuestión de tiempo y tomar conciencia de los costos humanos, económicos y medioambientales que suponen un sistema así.